Time to Eat!

IMG_1362.JPG

Más allá de cup and spoon, chicken and rice: la hora de comer no sólo nos presenta con una abundancia de vocabulario relacionado con la comida sino también con la oportunidad de conectar con nuestra familia, un tiempo señalado cada día para hablar de lo aprendido en el cole, las riñas entre amigos, las hazañas en el campo de fútbol. Los triunfos y derrotas diarios que viven nuestros niños y nosotros también. Es también un momento en el que les enseñamos a nuestros hijos importantes normas sociales como de respetar el turno de palabra, de usar lenguaje de cortesía, y de colaborar con las tareas domésticas como poner y recoger la mesa.

¿Cómo podemos aprovechar de la hora de comer para mejorar nuestro nivel de inglés? Empezamos con lo más obvio, de hablar sobre la comida, nuestros gustos, y los buenos modales.

Here’s your chicken. Do you like it? Yummy! Do you want a yogurt? Use your spoon! More please, Mommy. Thank you!

De ahí se puede ampliar a poquito a poco hasta mantener toda una conversación en inglés. Si todos de la familia participan, mejor. No importa que uno tenga más o menos nivel que otro; si los niños ven que los mayores participan y hacen un esfuerzo, lo harán ellos también.

Con los bebés y niños más pequeños, recomiendo hablarle por lo menos un poco en inglés en cada comida para que vaya aprendiendo vocabulario y acostumbrándose a que cuando comemos hablamos en inglés. Más adelante cuando sea mayor, a lo mejor designamos unos días en concreto cuando la conversación de la comida sea en inglés. Tratamos Family Dinner como un evento divertido, una actividad especial que hacemos en nuestra familia.

Si necesitáis ayuda para empezar, ver la página de Meal Time – Comida en la parte de Parent English. Y para ideas de buenos temas de conversación que van más allá de la comida en sí, recomiendo visitar la página TheFamilyDinnerProject.org.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *